Casa Lurgorri es un pequeño alojamiento rural ubicado en Nabaridas, un pintoresco pueblecito encaramado a lo alto de una colina, rodeado por interminables campos de viñedos, en el corazón de Rioja Alavesa.

La casa está situada en una ladera del pueblo, al borde de los viñedos, y sus formas sencillas, respetan la tradición arquitectónica del entorno. El jardín, salpicado de flores, que la envuelven y la piscina de agua salada forman parte también de sus alicientes, así como las espectaculares vistas a los viñedos y al municipio de Laguardia, famoso no solo por sus vinos, sino también por su historia, patrimonio y, como no, su gastronomía.

La finca ha sido cuidadosamente restaurada por un equipo de artesanos locales bajo la dirección del estudio de arquitectura e interiorismo hiriko estudio. La intervención se centró en lograr una atmósfera armoniosa que invita a la pausa. La decoración destaca por su sobriedad: los acabados y el mobiliario han sido cuidadosamente elegidos por su naturalidad, sus formas sencillas, y por la sostenibilidad de los materiales.

En los espacios interiores dominan las paredes con mortero de cal y un cálido suelo de terrazo continuo color arena, con presencia de madera en carpinterías y mobiliario. En los espacios exteriores una paleta de colores tierra y el detalle de los adoquines arcillosos color terracota inspirados en la singularidad de la tierra rojiza de la zona, se complementan con el verde y el colorido de las flores de las zonas ajardinadas, que evocan pura naturaleza.